Dietas para quienes comen fuera de casa

Si eres de esas personas que no pueden llevar comida casera a diario al trabajo, no desesperes. Hay trucos para hacer una dieta sana y baja en calorías aunque seas de las que tienen que comer a diario el menú del día en el bar. ¿Quieres saber cómo?

Si hay un impedimento que te puede amargar la dieta adelgazante de manera irreversible ése es el tener que comer fuera de casa. No en todas las oficinas nos podemos calentar un tupper en el microondas, de manera que no queda más remedio que tirar de restaurantes a diario. Pero no desesperes, puedes encontrar soluciones alternativas para mantener un régimen bajo en calorías sin comida casera.
Para empezar, puedes unirte a la dieta del bocadillo, muy cómoda si no puedes llevar tu propia comida dado que un sandwich sí que te lo puedes comer en cualquier sitio. Si no te queda otra que ir a un restaurante, puedes encontrar grandes aliados fuera de casa:
– Opta siempre por los primeros más ligeros: la ensalada, el gazpacho, la vichysoisse, las verduras a la brasa…
– Busca lo mismo para los segundos: carnes y pescados a la plancha o al horno serán tus grandes aliados porque han sido cocinados con muy poca grasa

  • Ojo con las guarniciones, éstas pueden convertir a un plato en muy calórico o en ligero. Como nuestro objetivo es perder peso, la recomendación es pasar de patatas (salvo que estén cocidas), ensaladilla rusa o cualquier alimento frito. Te irán bien las ensaladas, verduras crudas o a la brasa o arroz blanco.
  • Que no te tienten los postres: pide fruta del día, infusión o un zumo de naranja natural. Deja las tartas y las natillas para otros.
  • Muchísimo cuidado con las salsas: ni rosa, ni tártara, ni ketchup ni mayonesa… El aceite de oliva crudo y en poca cantidad será tu único aderezo. No abuses de la sal, aunque sí puedes poner una pizca si la comida está sosa. El limón también está permitido para aliñar tu comida.

  • Evita el alcohol o las bebidas carbonatadas: ¿qué tal agua del grifo o embotellada para beber? Tiene exactamente cero calorías. Si además te tomas dos vasos antes de empezar a comer, comerás con menos ansiedad.
  • Prescinde del pan o consúmelo integral.
  • Ni qué decir tiene que mejor no pisar un restaurante de fast food mientras estés a dieta, aunque tengan ensaladas. Los establecimientos clásicos con menú del día ofrecen una mayor variedad de platos y puedes elaborarte tu comida light casi a medida.

REVISTA marieclaire.es      27/08/2010

Si eres de esas personas que no pueden llevar comida casera a diario al trabajo, no desesperes. Hay trucos para hacer una dieta sana y baja en calorías aunque seas de las que tienen que comer a diario el menú del día en el bar. ¿Quieres saber cómo?

Si hay un impedimento que te puede amargar la dieta adelgazante de manera irreversible ése es el tener que comer fuera de casa. No en todas las oficinas nos podemos calentar un tupper en el microondas, de manera que no queda más remedio que tirar de restaurantes a diario. Pero no desesperes, puedes encontrar soluciones alternativas para mantener un régimen bajo en calorías sin comida casera.
Para empezar, puedes unirte a la dieta del bocadillo, muy cómoda si no puedes llevar tu propia comida dado que un sandwich sí que te lo puedes comer en cualquier sitio. Si no te queda otra que ir a un restaurante, puedes encontrar grandes aliados fuera de casa:
– Opta siempre por los primeros más ligeros: la ensalada, el gazpacho, la vichysoisse, las verduras a la brasa…
– Busca lo mismo para los segundos: carnes y pescados a la plancha o al horno serán tus grandes aliados porque han sido cocinados con muy poca grasa

  • Ojo con las guarniciones, éstas pueden convertir a un plato en muy calórico o en ligero. Como nuestro objetivo es perder peso, la recomendación es pasar de patatas (salvo que estén cocidas), ensaladilla rusa o cualquier alimento frito. Te irán bien las ensaladas, verduras crudas o a la brasa o arroz blanco.

  • Que no te tienten los postres: pide fruta del día, infusión o un zumo de naranja natural. Deja las tartas y las natillas para otros.

  • Muchísimo cuidado con las salsas: ni rosa, ni tártara, ni ketchup ni mayonesa… El aceite de oliva crudo y en poca cantidad será tu único aderezo. No abuses de la sal, aunque sí puedes poner una pizca si la comida está sosa. El limón también está permitido para aliñar tu comida.

  • Evita el alcohol o las bebidas carbonatadas: ¿qué tal agua del grifo o embotellada para beber? Tiene exactamente cero calorías. Si además te tomas dos vasos antes de empezar a comer, comerás con menos ansiedad.

  • Prescinde del pan o consúmelo integral.

  • Ni qué decir tiene que mejor no pisar un restaurante de fast food mientras estés a dieta, aunque tengan ensaladas. Los establecimientos clásicos con menú del día ofrecen una mayor variedad de platos y puedes elaborarte tu comida light casi a medida.

REVISTA marieclaire.es

27/08/2010

2 comentarios »

  1. extrovertida Said:

    Me parece muy interesante este artículo, y da unos grandes consejos a la hora de comer fuera de casa, si voy a un restaurante es mejor pedir comidas que yo se que son bajas en grasa y optar por ensaladas, y de postres nada… bueno eso si que no me gusta, pero si quiero mantener la linea pues es un consejo muy util!!!!!!

  2. anadmngz Said:

    me parece super! por que uno la mayoria de las veces tenemos que buscar comida fuera de casa. Lo mejor es comer buscando llenar los nutrientes esenciales para nuestra salud.


{ RSS feed for comments on this post} · { TrackBack URI }

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: